Posteado por: Perico | 1 agosto 2013

O Cambiamos las Formas O las Formas Nos Cambiarán

Recientemente tuve la oportunidad de participar en un voluntariado que se centraba en las áreas marinas protegidas y en las reservas de interés pesquero. Yo llevo ya unos cuantos años sin visitar las pescaderías y he perdido el hilo de lo que uno puede encontrar en esos lugares pero bien es cierto que, con más de uno de los que hablé, había consenso en sobre cómo en cuestión de unos 10 años han habido cambios en las especies que te puedes encontrar en uno de esos establecimientos.

Probablemente alguno se dirá que es una cuestión de oferta y demanda, cuestiones de mercado, pero la realidad que parece haber detrás es el esquilmado de los caladeros. Esa realidad no sólo se plasma ahí sino también por algunos de los pescadores con los que he tenido ocasión de hablar, unos retirados y otros en activo, los cuales reconocen en muchas ocasiones que se han pasado de la ralla.

Obviamente hay que tomar medidas importantes no tan sólo a nivel gubernamental y sectorial pesquero sino que nosotros, consumidores, tenemos la enorme capacidad de decidir lo que queremos y la cantidad que queremos. Tampoco hay que ser un lince para pensar que no lo que no se vende se retira del mercado. Aunque todavía hay mucha gente que es reacia a la opción del vegetarianismo en los países “desarrollados”, creo que en el medio-largo plazo no va a quedar mucho más remedio si realmente queremos conservar el mundo tal como nos lo hemos encontrado. Quizás la opción vegetariana no sea la solución, siempre, pero sí lo sea el reducir de manera drástica el consumo de carne y pescado. Todavía los hay que se jactan y se ríen ante el mensaje de la ONU sobre comer insectos pero llegará el momento en el que habrá que someterse al título de este post si no hacemos nada por cambiar las cosas. Lo que parece estar claro es que al ritmo de crecimiento mundial de población y demanda de recursos que vamos esto no habrá quien lo aguante. Espero que no tengamos que colgar un cartel, a la entrada del planeta, tal cual el título de una serie de televisión… Aquí no hay quien viva.

Os dejo un vídeo interesante sobre como cuando se quiere se puede. Dejémosnos de antiguos patrones e intentemos probar nuevas formas de hacer las cosas. A la vista está está el llegar al estado de descalabro que hemos llegado no sólo con los océanos, sino con la crisis económica, social y derivados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: