Posteado por: Perico | 30 abril 2013

Líneas Que Te Hacen Recordar Cosas

A algo menos de año y medio del meridiano de una vida, uno comienza a comprender, o al menos lo intenta, si no todo, parte del trayecto recorrido. Recuerdo todavía, ya hace años, a aquellos que me hablaban maravillados sobre la obervación de aves. Y yo para mis adentros me preguntaba ¿pero qué leches le verán a un pájaro? En aquella época, aunque no lo pueda parecer, un servidor llevaba ya la semillita a la que empezaban a llegar las primeras humedades del riego. Obviamente, era incapaz de mirar a esos animales con otros ojos, incapaz incluso de mirar a sus propios ojos y ver lo que había más allá, incapaz de observar y entender algo tan habitual como el ruidoso ajetreo de los gorriones en un día cualquiera en la ciudad.

Las líneas que os dejo a continuación me han invitado a la reflexión, a mirar todavía más hacia atrás, a llegar hasta mi infancia y no sólo verme y entenderme a mí, sino también a ver a mis padres, a todas aquellas personas que compartieron conmigo el Camino en aquellos tiempos, entender las circunstancias que nos tocó vivir, que les tocó vivir, de lo aceptado como normal y de todo un Sistema que de alguna manera o de otra nos iba desconectando, y que todavía lo sigue haciendo, de eso que algunos conocemos como Fuente, Madre, Tierra o como buenamente queramos llamarlo….

En nuestro mundo actual, incluso en el medio rural, los niños distinguen un número increíble de marcas y modelos de coches y tienen una gran habilidad tecnológica. Pero su desconexión con la naturaleza es prácticamente total y muchos no diferencian un solo árbol. Resulta paradójico que, justo en el momento en el que mejor conocemos las funciones imprescindibles del árbol para el equilibrio de los paisajes y del propio planeta, hayamos dado la espalda a los bosques.

Los árboles parecen en nuestra civilización simples ornamentos domesticados para las ciudades y jardines, e incluso en el campo se diría que son perfectamente invisibles para muchas personas a las que simplemente nunca se les ha hablado de esos seres que, aunque silenciosos, aportan tanto a nuestro mundo. Los árboles y el bosque son asignaturas pendientes para una educación de futuro que apueste por la vida.

Ignacio Abella

Un brindis por el Camino recorrido, un brindis por vosotros, un brindis por la esperanza…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: