Posteado por: Perico | 29 septiembre 2011

La Vida Es Realmente Un Milagro – Parte II

Julio 2011. En algún lugar del Mar del Norte.


 

LLegamos a lo alto del acantilado y me quedé alucinado. No soy de los que suele exteriorizar sus emociones pero yo al menos jamás, por desgracia, había visto tanta aves y de varias especies conviviendo en el mismo lugar. Un número tremendo de alcatraces, guillemots, cormoranes, shags, frailecillos y unas cuantas especies más que ahora mismo no recuerdo convivían a lo ancho y alto de las paredes del acantilado. El bullicio de “todos los allí presentes” era cuanto menos espectacular. ¡Y pensar que todo aquello pendía mayoritariamente de una especie de pescado! ¡Cuán frágiles son los ecosistemas y muchas veces que capacidad de recuperación, si se les deja, tienen!

K montó el catalejo y comenzó a buscar las mejores imágenes, no sólo para que pudiéramos disfrutar de las maravillas voladoras sino también poder obtener unas cuantas buenas fotografías que posteriormente le pudieran servir para censar las poblaciones de aves que se mueven en su zona de estudio. Yo por mi parte me quedé sentado, callado y desconectado del grupo. Sintiendo… Dejando volar mi imaginación, me remonto a tiempos inmemoriales donde nuestra bola azul no era más que un amasijo de volcanes y, posteriormente, de terreno inerte rodeado del líquido elemento que durante quién sabe cuánto tiempo estuvo precipitando hasta formar los océanos. A raíz de ahí me consta que fue cuestión de mucho, pero que mucho tiempo, el que espontáneamente empezaran a surgir las primeras formas de vida. La imaginación sigue volando y viendo cómo la Madre Naturaleza comienza con su sistema de “prueba-acierto-error”. Las primeras formas de vida viven en una atmósfera tóxica para nosotros pero que posteriormente, como consecuencia de su actividad…. la tortilla se les vuelve y se convierte en veneno para las mismas, pero que para alguna de ellas es la oportunidad de ocupar el nicho que dejan las que desaparecen. Nuevas formas de vida, de organismos unicelulares a pluricelulares, del mar a la tierra y de la tierra al aire, glaciaciones, cambios climáticos, actividades volvánicas, meteoritos y otros cataclismos que provocan extinciones en masa y que ponen a prueba la Vida, un Vida que no se doblega y que resurge de las cenizas, así es la Vida, cambio, movimiento… Y después de miles de millones de años de evolución… dos grandes primates en lo alto de un acantilado para uno de ellos decirle mirando al otro: Amigo, ante semejante espectáculo, es el momento de decir “ahora entiendo porqué la Vida es un milagro”.

Os dejo un pequeño artículo que leí ya hace unos meses, escrito por un tal Marcus Chown, y que me ha hecho rememorar todo esto……………

¿Porqué el Universo es así y no de otra manera?

Ha sido llamada la paradoja de Goldilocks. Si la potente fuerza nuclear que mantiene unidos los núcleos atómicos fuera tan sólo un poco menos intensa, estrellas como nuestro Sol habrían consumido todo su combustible en menos de un segundo. Nuestro Sol habría explotado hace mucho, pero que mucho tiempo, y no habría vida en la Tierra. Si la débil fuerza nuclear fuera tan sólo un poco más débil, los elementos pesados que componen la mayor parte de nuestro mundo no estarían aquí y por lo tanto… nosotros tampoco.

Si la gravedad fuera algo menos intensa de lo que es, no habría sido posible conseguir que el núcleo de nuestro Sol colapsara lo suficiente como para desencadenar las reacciones nucleares que dan lugar a eso que conocemos como luz. Si esa fuerza en lugar de ser un poco menos intensa hubiera sido un poco más fuerte, de nuevo, nuestro Sol habría consumido su combustible hace miles de millones de años. Una vez más, nosotros, que nos creemos los ombligos del mundo, no estaríamos aquí.

Estas cuestiones sobre el fino ajuste de las leyes físicas sobre las que se rige nuestro universo parecen estar presentes hasta en los lugares más recónditos que nos podamos imaginar. Muchos de los parámetros esenciales que rigen la naturaleza, como por ejemplo la solidez de las fuerzas fundamentales así como la masa de partículas fundamentales, parecen estar vinculadas a valores que tan sólo pueden ser esos valores para que la vida exista tal y como la conocemos. Cualquier variación en esos ajustes, por pequeña que sea, y nosotros, de nuevo, ombligos del universo, no estaríamos aquí. Así pues cabría preguntarse ¿Está hecho el universo para nosotros? Pero… ¿Quienes somos nosotros para poder pensar esto?

Cabría la posibilidad de pensar que algo tan finamente ajustado como este universo tan sólo puede ser obra de un ser supremo: Dios. A pesar de que a muchos esta opción no les desagrada, la ciencia no ve evidencias de una entidad supernatural que coordine el cosmos cual orquesta. Las conocidas leyes de la física, afortunadamente, pueden explicar la existencia del universo que observamos. Parafraseando al astrónomo Pierre-Simon Laplace cuando fue preguntado por Napoleón por el motivo por el que no citaba al creador en una de sus obras… “No había la necesidad de dicha hipótesis”.

Cabría también la siguiente posibilidad: Pensar que simplemente las cosas no podían ocurrir de otra manera. Nos encontramos en un universo cuyas leyes son compatibles con la vida porque, bien pensado ¿De qué otra manera podríamos existir si no fuera así?

Esto podría suponer que nuestra existencia es un increíble golpe de suerte y más si tenemos en cuenta todos los universos que potencialmente podrían haberse desarrollado de todos los cuales tan sólo uno es capaz de dar lugar a la vida inteligente tal como la conocemos.

Quizás la explicación que más se aproxime a este ajuste tan milimetrado del universo sea posiblemente un respuesta que requiere de mentes realmente visionarias: que nuestro universo sea tan sólo uno de un vasto conjunto de universos, cada uno de ellos con sus propias leyes físicas. Afortunadamente, nosotros estamos en uno donde las leyes son capaces de dar soporte a la vida, porque otra vez… ¿De qué otra manera podríamos existir si no fuera así?

La idea de “multi”verso y no “uni”verso no podría existir sin un respaldo teórico. La teoría de cuerdas, nuestro mejor intento por establecer “una teoría del todo”, predice la existencia de unos 10 elevado a 500 universos, cada uno de ellos con sus propias leyes físicas. Para que nos podamos hacer una idea de lo que significa eso… se estima que en el desierto del Sahara hay 10 elevado a 25 granos de arena.

Bienvenidos… a la frikada del día.


 

Y para despejar esas mentes, un bonito vídeo que me pasó mi compañera Begoña. La Vida es, sencillamente, alucinante.

 
 
 


Anuncios

Responses

  1. Muy bonito el video y muy interesante la reflexión. He vuelto a ese acantilado otra vez, y sí, la vida es un milagro. Lo de los granos del desierto se escapa de mi cabeza. Kilos y kilos.

    • Me alegro de que te haya gustado rubia 🙂 Respecto a los granos del desierto no te preocupes, ahora, con todo lo que vas a estudiar, en breve será una nimiedad. Como dice el refranero: La letra con sangre entra.

      1k

  2. Eso me temo, que tendrá que haber necesariamente sangre…

    • Así me gusta, que te apliques 😉 1k


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: