Posteado por: Perico | 22 agosto 2011

Y La Graja Le Dijo Al Cuervo ¡Qué Negro Eres!

4:30 de la madrugada del 1 de agosto de 2011. Nos levantamos para desayunar rápido y salir lo antes posible con la lancha. El trabajo de hoy tiene como objetivo recopilar información sobre los rorcuales aliblancos, delfines de nariz de botella, delfines comunes, si se da el caso, y marsopas comunes de la zona. Desayunados, vestidos y preparados. A las 5:45 am todo el mundo a bordo y en marcha.

Termina la jornada… ¿El resultado? Tan sólo hemos avistado 6 marsopas en un recorrido de 50 millas, unos 90 kms. Son las 16 horas, hablo con el profesional al que acompañábamos, K, y me comenta que lamentablemente esta situación no es la primera vez que ocurre (ya ocurrió algo similar en 2004). Finalmente K, con cara de preocuación y mirando a quién sabe qué lugar del horizonte me dice: sobrepesca amigo.

En este lugar del mundo la base de la cadena alimentaria es lo que aquí se conoce como sand eel, del que se alimentan no sólo la inmensa mayoría de aves sino también los rorcuales y del que indirectamente dependen los delfines (pues mucho del pescado que comen basa su alimentación en esa pequeña forma de vida). El asunto parecía ya estar anunciado, no sólo por los comentarios de algunos personajes locales, buena parte de ellos pescadores, sino por bioindicadores. Los polluelos de buena parte de las aves de la zona se alimentan de este tipo de pescado y ante la escasez del mismo, los padres se ven obligados a buscar un pescado diferente y en la mayoría de las ocasiones más grande del que los pequeñuelos pueden ingerir, por lo que buena parte de ellos o mueren asfixiados o por inanición (la semana previa nuestra llegadas algunos cadáveres de estas aves se encontraban a lo largo de la playa). Me comenta K que el único pescado que come es el que él pesca con su caña, pues entiende que eso es lo único sostenible (algo que me parece bastante razonable). Por la zona, en el tiempo que yo he estado, tan sólo he visto que pescase ejemplares de caballa. Me comentaba K que, si la población de sand eel es saludable, el otro bioindicador es encontrar muchas caballas con un estómago bien repleto de estos pececillo, pero, en las últimas semanas, los ejemplares de caballa capturados por él no podían vanagloriarse precisamente de estar hasta los topes de ese pececillo sino más bien todo lo contrario.

La verdad es que cuanto uno más aprende más consciente es de lo poco que sabe, y yo, al menos, interpreto que la salud de nuestro planeta está algo más que comprometida a pesar de que más de uno me pueda tildar de alarmista, pero muchas veces, a pie de calle, tan sólo basta con observar. El problema, y no problema, es que para decidir pautas de conservación uno necesita datos y eso requiere tiempo, tiempo que a veces me crispa porque veo que las cosas no van bien y no actuamos todo lo rápido que deberíamos actuar, pero el mundo funciona así y el que hace lo que puede o intenta hacer lo que puede… ya se sabe.

Afortunadamente en los círculos en los que me he estado moviendo últimamente la idea de superpoblación ya no es algo que incomoda sino más bien algo que debería ya a empezar a plantearse. Quizás los haya que digan que en Europa la natalidad está estancada, eso es más o menos cierto, pero en el resto del mundo, si no tenemos en cuenta lo que entendemos por “primer mundo”, la situación cuanto menos es preocupante porque el número de humanos que vienen a este mundo no para de aumentar. Cada humano que viene al mundo requiere de una serie de servicios y recursos que, cada vez más, hay que “expoliar” al planeta y literalmente arrebatar al resto de especies que viven con nosotros. Los humanos tenemos que aceptar y entender que por suerte o por desgracia, según se mire, hemos ido más allá que el resto de especies porque sencilla y llanamente nuestro crecimiento como población está fuera de control (no tenemos un superdrepedador/pandemia/catástrofe que nos ponga en jaque). Ya hace unos años leí unos documentos que afirmaban que los humanos acaparábamos en ese momento la mitad de los recursos del planeta, seguramente y por desgracia, sin haberme vuelto a informar, ese porcentaje habrá aumentado. Por cierto, y como curiosidad, me hace gracia que en esta zona del mundo se autoriza a los pescadores a disparar a toda aquella foca que se arrime a las redes para “robarles” el pescado (de hecho algunas están ya tan escamadas que responden esfumándose cuando alzas el brazo para señalarlas ya que piensan que les estás apuntando con el arma). Quizás, de una vez por todas, deberíamos empezar a preguntarnos quién está robando a quién.

Os dejo un vídeo, con comentarios en inglés, tan sólo simplemente para dejar planteada la cuestión de que no vivimos solos y que el pastel tiene que estar repartido. Como siempre la solución está en nuestras manos. Tenemos el mundo que nos merecemos, nunca mejor dicho, tenemos el mundo que decidimos llevar en la bolsa de la compra. Si pensamos que el problema lo tienen que solucionar otros por nosotros… vamos listos… Por cierto, este vídeo a pantalla completa es realmente alucinante.

 

 

 

Compartirlo


Anuncios

Responses

  1. He vuelto al momento en que Isabel abrió la puerta y nos despertó. Bajamos medio zombies las escaleras, pero ilusionados, preparados, con la lección bien aprendida. El último día había sido un éxito, más de cuarenta delfines interactuando con la Minke Whale, y ese, seguro que el madrugón nos iba a deparar algo bueno. Horas en la lancha, horas sin delfines ni ballenas, horas largas y extrañas en un mar que parecía vacío de vida. Ni siquiera comimos en el puerto, estiramos el tiempo, la gasolina, la paciencia, y nada, salvo un barco practicando pesca de arrastre, llevándose con él la vida del fondo marino durante millas, arañando, mejor cogiendo a puñados con la avaricia capitaneando y tirando los cadáveres de todo lo que no les servía mientras en primera línea las gaviotas se daban el festín. Fue triste no ver delfines saltando, jugando, persiguiéndonos, confiando todavía en la misería del alma humana. Muy buena reflexión, excelente post, como todos los tuyos cariño.

    • Gracias por tu comentario bombón. No tengo nada que añadir a un comentario que habla por sí solo.

      tvo

  2. Gracias chuli, yo tmb tvo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: