Posteado por: Perico | 2 junio 2011

Pequeños Pasos Para Poder Entender La Ecuación

Vivimos en un mundo cada vez más sofisticado, donde todo acontece cada vez más rápido y donde la multiplicidad de factores que intervienen en un asunto se nos escapa por aquello de simplificar al máximo y entender con un “mínimo esfuerzo” aquello que está sucediendo… Es por ello que algunas veces, sobre todo la primera vez que lo escuchamos, nos cueste asociar la relación que muchas veces se comenta entre pobreza y medio ambiente. Quizás, para este grupo de “reduccionistas”, la defensa del medio ambiente responda a cuestiones como la defensa de los animalitos, plantar arbolitos, defender la capa de ozono o cosas por el estilo. Y dado que la inmensa mayoría de los pobladores humanos de este planeta tanto sólo entiende que se les hable en términos de dinero contante y sonante, difícil, cuando no imposible, puede ser la tarea de hacerles entender el porqué de la conservación y el respeto hacia el resto de formas de vida con el que compartimos nave sideral.

Nunca me he parado a hacer una encuesta, pero apostaría a que parte de ese grupo de reduccionistas se dividiría en dos subgrupos a la hora de posicionarse frente a los defensores de los animalitos: los que piensan que no pasa nada, no es para tanto, los defensores de las plantitas y los animalitos son unos alarmistas y los que piensan que cuando uno nace, nace ya con los “derechos reservados”: derecho a una democracia, a unos derechos laborales, a unos derechos civiles, a un aire, tierra y agua en condiciones, etc, etc. Es lo que tiene que nazcamos con el pan bajo el brazo. Aunque siendo sincero conmigo mismo, tengo que reconocer que a estos planteamientos ayude una sociedad llena de “ruido” en la que no sólo vemos que quizás ya está todo hecho e inventado sino que por la tele vemos desgracias ajenas y desastres medioambientales que quedando un tanto en la lejanía y la ciencia-ficción… pues como que no va con nosotros… eso son cosas de los pobres… Mientras tanto, muchos de nuestros platos, medio llenos, siguen acabando en el cubo de la basura…

Entiendo, lo que no quiere decir que comparta, que haya un grupo de gente que esté en contra de la inmigración, pero, sin tener en cuenta las circunstancias humanas e históricas recientes olvidadas, hay un problema de fondo y que se va ir convirtiendo en el pan nuestro de cada día queramos o no queramos verlo: la degradación del medio ambiente. Si ha habido una constante histórica en las migraciones tanto humanas como las que no, esa ha sido la degradación del entorno y el movimiento de las poblaciones en busca de nuevos recursos… El problema per se puede dar lugar a un amplio debate que puede poner en juego y entrelazar diferentes factores. Hace ya un tiempo que leí unas líneas escritas por Lester R. Brown, que por aquel momento era presidente del Earth Policy Institute, y que considero una interesante introducción para comenzar a entender porqué, para quitar una buena carga de sufrimiento a Madre Tierra, tenemos que erradicar la pobreza.

Dado que hay ciertos adjetivos anglosajones cuya traducción puede ser cuanto menos escabrosa, optaré por la utilización de un término aeronáutico: la entrada en pérdida. Digamos que un estado entra en pérdida cuando pierde el control de todo o parte de su territorio no pudiendo garantizar a sus habitantes una seguridad acorde a la que éstos esperan. Cuando un gobierno pierde el monopolio de poder, ley y orden digamos que comienza su desintegración. La desintegración supone la pérdida de legitimidad al no poder proveer servicios básicos como alimentación, sanidad y educación. En este estado de caos, difícilmente una sociedad puede evitar fragmentarse y como consecuencia de ello la toma de decisiones así como la cohesión se conviertan en inviables. Así pues, traduciendo al españó aprosimadamente, podemos decir que estamos ante lo que se conoce como un estado decayente.

Habitualmente el sino de estos estados decayentes suele ser la guerra civil… quizás el tipo de guerra más dañina al que pueda enfrentarse una sociedad… Tal como los grupos enfrentados compiten por el poder, éstos se convierten en un peligro para los estados vecinos tal como el conflicto va llegando a sus fronteras. La preocupación no es algo liviano dado que estas zonas de conflicto se convierten en puntos de apoyo para organizaciones terroristas (como ocurrió en Irak o Afganistán) o para narcotraficantes (como en su momento fue el caso de Myanmar cuando todavía era Burma). Pero no sólo el peligro para los vecinos puede residir en el narcotráfico o el terrorismo sino que también puede residir en un peligro potencial a nivel sanitario tal como ocurrió en Nigeria con la polio.

En tiempos pasados la preocupación de las naciones pasaba por la concentración de mucho poder en un sólo estado como por ejemplo en la Alemania Nazi, el Japón imperial o la Unión Soviética. Sin embargo, a pesar de que las cosas hoy han cambiado, aunque no creo que para mucho mejor, estos estados decayentes se han convertido en la mayor amenaza para lo que algunos definen con el término “orden y estabilidad global”. Resumiendo, que hemos pasado del amasijo de poder a la ausencia del mismo ¿Estará en el punto intermedio la solución?

Aunque alguno no lo crea, existe un Top 20 de estados decayentes y curiosamente en todos ellos se da una constante: la relación que existe entre este tipo de estados y problemas clave a nivel demográfico y medioambiental. Afortunadamente, somos poco a poco cada vez más lo que logramos entender en mayor o menor medida la gravedad de los problemas medioambientales, pero todavía son muchos, pero que muchos, a los que les cuesta entender que a esta nave sideral pocos neonatos pueden seguir viniendo ya. Como decía, dentro de estos Top 20 el índice de natalidad ronda el 3%, lo que siginifica que en cuestión de un siglo habrán multiplicado por 20 su población… Hablando en cristiano: sería algo así como si en España fuéramos unos 800 millones para el 2111…

En 5 de esos 20 estados el número de niños por mujer es de 7 como media. Los habrán que intentarán ver el lado positivo diciendo que los índices de mortalidad se han reducido, pero ya me explicarán de dónde sacamos comida y trabajo para todos los “nuevos” que van llegando. Quizás la clave esté en pasar por una situación económica y social que provoque un fuerte declive de la natalidad y entonces podremos hablar porque… ¿De dónde diablos sacan su tiempo para educar unos padres que emplean casi el 100% de su tiempo, sin contar el de sueño, en buscar algo que la prole tenga que llevarse a la boca? Y seguramente esa prole transmitirá a su futura prole lo que poco o nada que han recibido como enseñanza así que… la pescadilla que se muerde la cola, pero eso sí, con más gente viniendo al mundo y sin ningún freno que lo impida…

En 6 de los Top 20 el 40% de la población está por debajo de los 15 años… esto me huele a carne de cañón porque… ¿Qué hará semejante marabunda de jóvenes cuando no encuentren empleo? ¿Qué ocurrirá con ellos cuando la vida los convierta en unos desarraigados ante la falta de oportunidades? ¿Cómo les explicaremos que hay que cuidar el planeta y que hay que “atarse la colita” cuando poco o nada tengan que llevarse a la boca? Una respuesta fácil por parte de ellos sería: caballero, deje que me ocupe primero de mí y de mi familia y después hablemos de lo que le ocurre al mundo. Así pues ¿Nos encontramos ante un núcleo de población potencialmente reclutable por movimientos insurgentes que de alguna manera mantengan el río revuelto para que aquello conocido como Sistema continúe depredando a diestro y siniestro?

Creo que el mensaje-resumen para este post puede estar claro: Salvo excepciones, podemos considerar, en general, un relación directa entre estados decayentes y la destrucción de los ecosistemas vitales para el soporte de la vida. Sirvan como ejemplo países como Sudán, Somalia o Haití donde la deforestación, el deterioro de los grasslands así como la erosión y ruina de la tierra forman parte de la vida real y diaria de los mismos. Los países con un alto ratio de natalidad se enfrentan a una imparable falta de tierra para cultivo así como de agua disponible por persona y día. Pasado cierto punto, tal como la población aumenta rápidamente, el deterioro de los ecosistemas vitales y la pobreza se refuerzan mútuamente, por lo que el entorno se vuelve completamente inestable y se retroalimenta de nuevo negativamente al no hacer viables inversiones extranjeras que podrían intentar comenzar a paliar la situación. Y por cierto, los programas de asistencia humanitaria tampoco escapan a este problema pues no sería la primera vez que los trabajadores tienen que retirarse porque la situación es tan crítica que ni sus propias vidas están garantizadas. Como dice Murphy cuando algo va mal: Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.

Visto lo visto, dejo dos preguntas en el tintero para meditar:

  1. ¿Son los piratas estos que secuestran pesqueros europeos malísimos de la muerte? ¿O son unos cuantos de ellos pequeños pescadores a los que los ricos esquilmadores les están arruinando la vida y a su vez acabando de vaciar de vida los océanos? Un comentario de tantos…
  2.  

  3. ¿Son realmente, como nos pretenden vender, los transgénicos una solución a los problemas de una población en aumento o más nos valdría implantar unas políticas de natalidad lógicas y sensatas acorde con los recursos que nos ofrece el planeta y siempre teniendo en cuenta que hay otras formas de vida con las que debemos compartirlos? Que supuestamente seamos los más evolucionados no nos da derecho ni a jugar a ser Dios ni a decidir que “esta nave sideral es mía”. Cuánto daño ha hecho el “a igualdad y semejanza de Dios”…

 

 

Origede la foto con la ecuación aquí.

 

 

Compartirlo


Anuncios

Responses

  1. A mi me parece que la situación es tremenda, que es el pez que se muerde la cola y que en el mundo hay ciudadanos de primera y de segunda. Sólo tienes que ver las noticias, cuando sucede algo en un país “de primera” es un machaque continuo, cuando sucede algo en uno “de segunda” se olvida rápidamente, ni se habla, ni se menciona, ni se sabe que hay países en conflicto, gente que sufre y pasa hambre, porque hay sitios a los que no merece la pena hacer llegar la cámara, y si llega es de soslayo. Problemas como esos que llaman “piratas” que se disfrazan de mentira, porque la verdad no interesa cuando hay dinero y negocio de por medio. Actos de personas desesperadas, porque la pobreza está asentada en sus vidas es lo que convierte a alguien en “pirata”. Nos sobra todo y nos falta conciencia, principios. No hay límites cuando el dinero está por medio. La verdad es que es altamente preocupante y yo siempre pienso en aquello que nos hizo reflexionar David, hoy estamos en la cima del mundo, mañana todo puede dar la vuelta, no se cuenta con esa posibilidad. De momento, los pobres son cada vez más pobres gracias a que los países que llaman “desarrollados” no tienen escrúpulos. Buen post, buena reflexión. 1000.

    • Creo que lo puedes decir más alto pero no más claro. Que sepas que has sido una valiente por aguantar este pedazo monólogo.

      tvo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: