Posteado por: Perico | 9 marzo 2011

¿Verdades A Medias?

La actual coyuntura de los combustibles fósiles en cuanto a su cada vez mayor dificultad para acceder a los mismos, los problemas ambientales y sociales que están generando así como la especulación con sus precios, parece que han dado la razón a algunos en cuanto a que la energía nuclear, en la sombra, iba a ir adquieriendo un mayor protagonismo. También es habitual y cada vez más, escuchar sobre un futuro que pasa por un mix de nuclear-renovables. Parece ser que el hecho de que junto a la palabra nuclear aparezca la palabra “renovables”, como que le resta importancia a las importantes cuestiones que plantea aquella energía procedente de la fisión del átomo.

Con la actual crisis de Libia, un importante país suministrador de petróleo para este tauricida país, como que la cosa de la nuclear vuelve a moverse entre el público y no es difícil escuchar cosas como que la energía nuclear, a excepción de los residuos, que vaya, no es poco, parece ser que no contamina. Sí que es cierto que durante el proceso de fisión a efectos prácticos las emisiones de CO2 son nulas pero, lo que nadie ha terminado de explicar y hacer entender, por un motivo o por otro, es que antes y después de la fisión del átomo hay una serie de procesos que han emitido enormes cantidades de CO2 para que el reactor pueda ponerse en funcionamiento y dar tratamiento posterior a una serie de residuos que dejamos como legado a unas cuantas generaciones venideras.

Veamos pues cositas que quizás a partir de ahora nos hagan entender que la energía nuclear no es tan limpia como pretenden hacernos ver. A raíz de un estudio de impacto ambiental encargado por The Ecologist, la construcción de un reactor nuclear parece ser que supone la emisión de 20 millones de toneladas de CO2. Quizás tampoco nos hayamos planteado la procedencia del uranio, pues esto no sale digamos que con la misma facilidad que puede salir el petróleo o el carbón (y no por esto quiero ensalzarlos, ni mucho menos). No es una cuestión “tan sencilla” como ponerse a taladrar el suelo o ponerse con pico y pala a cavar una mina. La minería del uranio, como la de otro tipo de materiales, requiere de una explotación a cielo abierto. El problema es que el uranio no es un material tan abundante como nos pensamos, se trata de un material digamos que de “baja calidad” (aunque no sé si será este el término más adecuado), por decirlo de alguna manera, supone mover una enorme cantidad de tierra para encontrar una pequeña cantidad de uranio. De acuerdo con determinado documento al que he tenido acceso, la relación es de 100.000 a 1, es decir, debemos remover 100.000 toneladas de escombros, con toda la energía que ello conlleva, para producir 1 tonelada de uranio. Si un reactor viene a consumir una media de 100 toneladas, ya os podéis imaginar todo el proceso que hay detrás… Pero todavía hay más cositas. Dado que el uranio debe de ser procesado y enriquecido, se necesitan una serie de compuestos halogenados que, de no ser tratados correctamente y se dé la posibilidad de que escapen a la atmósfera, son 10.000 veces más potentes que el CO2 como gases de efecto invernadero. Tal como John Hughes planteaba en la revista The Ecologist: Tras la minería y el procesado del uranio ¿Es realmente viable plantearse la economía del uranio? ¿Estamos recuperando realmente todas las emisiones de gases contaminantes tras producir energía en el interior del reactor?

Quizás puedan ser más o menos discutibles los supuestos efectos nocivos sobre la salud de la gente que vive en las proximidades de una central, pero lo que sí es cierto es que los residuos que deja este tipo de energía son altamente peligrosos y requieren un tratamiento especial que al parecer tampoco muchos tienen en cuenta. Veamos en numeritos cuánto dinero nos cuesta el que los residuos no nos cuesten la vida o al menos no nos la hagan peligrar de manera inminente: Cada 1000 MW de energía producida generan 30 toneladas métricas de residuos de alta actividad. Hasta el año 2008, al Reino Unido le ha costado 108.000 millones de dólares el deshacerse de esta peligrosa basura.

Quizás el que mucha de la materia prima, ya no sólo el uranio, venga de tan lejos, pues como que le quita hierro al asunto y todo aquello que decía antes sobre la minería a cielo abierto y derivados como que nos da a pensar que no será para tanto. Así que, para ver algo que ocurre tan lejos pero con un poco más de detalle, os voy a contar una historia que contaba Vandana Shiva: Hasta 2008 que se sepa, todo el uranio que necesitaba la India para producir energía provenía de un sola planta de proceso situada en Jaduguda. La mina estaba en una zona muy boscosa en los alrededores del río Suvernarekha. De la susodicha mina se extraía el necesario óxido de uranio el cual contiene tan sólo un 0.7% de uranio-235 (U-235) y el cual es el principal ingrediente para generar energía en el interior del reactor. Y finalmente, tras el procesado y enriquecimiento, tan sólo el 15% del uranio es aprovechable para la producción de energía.

La cuestión es que hasta ahora sólo he hablado del uranio en sí, pero hablemos ahora de la gente. La mina que he mencionado antes se abre en 1967 por Uranium Corporation of India Ltd. Digamos que dentro de su zona de “impacto”, 5 kms de radio, se encuentran 30.000 personas repartidas en 15 pequeñas poblaciones. El material que se obtiene de dicha mina se machaca con el fin de obtener un fino polvo que es posteriormente tratado químicamente para separar el uranio. Tras la separación, el 99.94 del material son residuos, escombros para que podamos entendernos. De acuerdo con los números en 2008, la mina en cuestión procesa 1000 toneladas de material al día y produce 200 toneladas de óxido de uranio al año, lo que significa adicionalmente que 350.000 toneladas de “roca” son extraídos,machacados y abandonados en Jaduguda cada año. Pero si pensamos que todo acaba aquí, nada más lejos, porque resulta que todo ese escombro contiene más de una docena de materiales radiactivos como el torio-230, radio-226 o el gas radón-220. El problema de esta escombrería es que una vez en la superficie es dispersada por el viento y, dado que éste no conoce distancias ni fronteras, lo va esparciendo sobre vegetales que forman parte de nuestra cadena alimenticia así como sobre lagos y ríos de manera que también se ve afectado el suministro de agua. En el caso de la mina que nos ocupa, el grueso de los escombros es arrojado a las cavidades “inservibles” de la misma donde con el tiempo acaba mezclándose con el agua que finalmente irá a para de una manera u otra a los habitantes del pueblo de Jaduguda. Pero el problema de esta población no termina aquí, también se ha convertido en vertedero de la basura nuclear generada a lo largo y ancho de la India lo que ha provocado una contaminación de todo su entorno.

La pregunta ahora es ¿Qué ha ocurrido con la gente que vivía a un kilómetro de los diques de contención de toda esa basura?

  • 47% de las mujeres han desarrollado problemas menstruales.
  • 18% de las mujeres embarazadas han sufrido abortos o bien han dado a luz a niños muertos.
  • 30% de las mujeres padecen diferentes problemas de fertilidad.
  • Un porcentaje considerable de los recién nacidos presenta deformidades de diferentes tipos que afectan no sólo al esqueleto sino también a los órganos.
  • 7000 trabajadores de la mina están expuestos a un peligro constante de contaminación.

Afortunadamente este gente ha sido valiente y ha comenzado a movilizarse, encontrándose entre sus demandas:

  • El cese del lugar como vertedero de residuos nucleares.
  • La implementación internacional de medidas de seguridad en cuanto a residuos nucleares.
  • Reubicación de los pueblos que se encuentran en las cercanías de los depósitos de residuos.
  • Tratamiento e instalaciones médicas para todos aquellos afectados por la radiación.

Quizás esto pudiera tratarse de un caso aislado, pero podrían ponerse otros casos como el de los indios navajo en EEUU: leer sobre el caso del monstruo amarillo. El caso es que se podría hablar de la polémica energía nuclear durante líneas y líneas, pero no estoy por la labor de ir mucho más allá. Mi intención con este post es matizar el comentario “la energía nuclear no contamina”, en términos de fusión en el interior del reactor, es más, se trata de no restringir el problema únicamente a cuestiones de fugas o problemas con los contenedores que se han arrojado tan alegremente al mar. Pienso que no podemos decir que una energía es limpia tan sólo porque durante el proceso de producción no hay emisiones. Cuando hablamos de energías limpias tenemos que tener en cuenta todo el proceso desde la “cuna” hasta la “tumba”. Tenemos que ser cautos y pararnos a pensar cuando nos digan que la solución a las emisiones pasa por la energía nuclear, si bien tenemos que tener en cuenta que aquí nadie nos privamos de nada, todo el mundo quiere tirar del enchufe, coches y aviones a saco y no sé yo si la eficiencia energética está acelarando al mismo ritmo (me da que no). Resumiendo, nos encontramos en una encrucijada energética que no es tarea fácil y de la que ya veremos cómo salimos. Obviamente nuestras emisiones de CO2 afectarán a generaciones futuras, pero, en términos de tiempo, creo sin duda que los residuos nucleares son de lejos una comprometida herencia, es más, desde los arranques de las centrales nucleares que estamos con que se le dará solución al problema de los residuos pero de momento lo único que hemos conseguido ha sido llenar almacenes y fosas marinas con barriles de “mírame y no me toques”. Crucemos los dedos para que lo que hemos dejado bajo el mar resista tanto como nos han dicho.

 

Origen de la foto a favor de la energía nuclear y un enlace en contra.

 
 
 
Compartirlo


Anuncios

Responses

  1. Aleccionador, Perico. Hoy aprendí algo más sobre “energías limpias”
    El último parágrafo es el que pone el dedo en la llaga. ¿Estamos dispuestos a renunciar a algo en mor de dejar una mejor herencia ecológica a nuestros descendientes? Yo creo que no.

    • Hola Fermín, celebro que te haya gustado y que hayas podido extraer alguna conclusión. Por cierto, recibí tu correo con los enlaces. En breve tendré un poco de tiempo para echarles un vistazo. Gracias.

      Y otra cosa, fue todo un placer poder compartir con vosotros parte de la tarde del sábado.

      Un abrazo.

  2. Muy buen post que tendría que llegar a muchos, dado que la mayor parte de la gente relaciona la contaminación de una central nuclear con los residuos que se trasladan en bidones al cementerio nuclear o bien con un escape de radiación. Pero seguro que desconocen todas las demás manera de contaminar que tu indicas.
    Por suerte para mí, alguien cercano ya me instruía de pequeño sobre lo malo que eran estas centrales y ya entonces, cuando se vendía como la panacea para un optimo futuro,él ya refunfuñaba sobre aquellos “mentirosos”.
    En relación al párrafo que menciona Fermín, opino que a la mayor parte de la gente del planeta les importa una “castaña pilonga” lo que quede para nuestros herederos. y más en cuestiones ecológicas. Seguramente esperaremos a que el mundo se quede como la isla de Pascua y entonces nos entrará la histeria y con un poco de suerte, el ser humano desaparecerá y Gaia podrá regenerarse.
    Esa es la confianza que tengo en el ser humano como animal “racional”.

    • Me alegro de que te haya gustado amigo. Y por cierto, también era conocedor de la historia de esa persona tan entrañable para ti. A colación de lo que ambos comentáis sobre las generaciones futuras, tenía una cita muy interesante que se me ha extraviado entre el montón de papeles. Si la encuentro de nuevo os dedico un post.

      Lamentablemente no llegaré a ser tan viejo como Matusalén y no podré escuchar el montón de patrañas y justificaciones, razonables o no, que a nuestros bisnietos y derivados se les dé. Una pena, pero la Vida es así y como bien dice el refranero español, muy a mi pesar, “el que venga detrás que arree”.

      Gracias por tu comentario socio. Nos vemos de aquí a un rato.

      1 abrazo

  3. Sin conocer en profundidad el tema, te puedo asegurar que en todas las tertulias que tengo el gusto de escuchar, no hay una sola persona capaz de explicar que coño pasa con los residuos.
    Por cierto, hace escasamente media hora, venía escuchando en la radio que en Japón están acojonados porque no saben si el terremoto ha podido afectar a alguna de las centrales nucleares de la zona.

    • Hola torpedo 🙂

      Creo que a pesar de ser breve, en el post he dejado algún enlace que puede dar respuesta a esa duda que tienes sobre qué pasa con los residuos. Aquí te dejo un enlace a lo que es un ATC. Aquí tienes otro con explicaciones de carácter general sobre residuos nucleares.

      Respecto a lo que está ocurriendo en Japón estoy un tanto desconectado y, en lo que afecta a las centrales nucleares, se supone que tienen que estar preparadas para terremotos y derivados. Hasta qué escala no lo sé con certeza, pero al menos así te lo hacen constar en el papel. Si ha habido fugas imagino que puede dar lugar a movimiento de “fichas” para quitarle hierro al asunto, hasta cierto punto, claro.

      Te dejo un enlace a un post que escribí hace un tiempo. No sé si lo habrás leído, en caso de que no lo hayas hecho, quizás, te aporte un nuevo punto de vista sobre cosas que ocurren en esta roca sideral llamada Tierra: Cambio Climático y Volcanes: La Polémica Está Servida. Si hay nueva información al respecto y la sabes, que desmienta o no, sería de agradecer que la pusieras aquí.

      Un abrazo y me alegro de verte por aquí 😉

  4. Chuli, te he leido. MUA!

    • Me parece perfecto 🙂

      tvo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: