Posteado por: Perico | 10 enero 2011

Edward O. Wilson: El Experto Hormiguero

Edward O. Wilson

Leía ya hace unos meses una de esas citas que uno, por sus circunstancias, las hace formar parte de su credo. Tal como decía la bióloga británica Charlotte Uhlenbroek: Numerosos descubrimientos están borrando los límites entre las conductas humanas y animales, como el uso de signos para comunicarse, el fortalecimiento de los lazos sociales y la resolución de problemas. Y esto me hizo recordar un artículo que había leído ya hace un tiempo sobre Edward O. Wilson, el cual afirmaba que sólo conocemos un 10% de la vida que hay en el planeta. Nosotros, estúpidos humanos, que nos creemos que lo sabemos todo (esto lo añado yo).

El Sr. Edward fue un niño de esos con inquietudes, de esos que hacen “excavaciones científicas” y utilizan microscopios para ver a través de él cualquier pequeña cosa que se cruce por delante de sus ojos. Finalmente el tiempo lo puso en su sitio.

El tiempo le entregaría a Edward premios y distinciones varias, pero para mí lo importante es quién es este señor. Conservacionista, padre de la sociobiología, investigador, teórico, naturalista, experto en hormigas… Resumiendo, que hay de los que lo consideran como uno de los científicos más notabables del siglo XX y de lo que va de éste. Pero quizás, el motivo más importante de colocar en este blog al Sr. Edward, es por los mensajes que a lo largo de su vida ha ido lanzando pero que a los que lamentablemente no ha hecho caso el número de gente que sería recomendable.

El Sr. Edward está convencido de que nuestro bienestar y supervivencia pasan por conocer la biodiversidad y, el hecho de conocer tan sólo un 10% de la vida que contiene el planeta, es como si un médico intentase curar a un paciente del que sólo conoce un 10% de sus órganos. Si en algo coincido con él, salvando el abismo de conocimiento entre este señor y yo, es en el fenómeno conocido como “estupidez humana”, porque sólo un estúpido es capaz de destruir aquello de donde proviene su alimento, un tercio de sus medicamentos y de aquellos que quedan por descubrir. No sé si será por el hecho de que vivimos en un “todo”, pero ante la pregunta de a qué dar prioridad primero, si a la biodiversidad o al algua potable, para el señor Edward es la misma porque ambas cosas están relacionadas: la pérdida de sistemas econaturales provoca la falta de lluvia y sequía y por lo tanto la falta de vegetación del suelo. Las soluciones para preservar la biodiversidad pasan por crear reservas naturales lo más grandes posibles, pero el Sr. Edward es realista y de alguna manera apunta a nosotros, ciudadanos de a pie, como los que tenemos la sartén por el mango, pues, para llevar a cabo este tipo de actuaciones hacen falta decisiones políticas y los políticos son elegidos por ciudadanos que, a día de hoy, no están concienciados (o al menos lo suficiente). Resumiendo, la pescadilla que se muerde la cola.

Quizás 50 billones de dólares parezcan una barbaridad, pero, como migas del gran banquete occidental, si pudieran ser pagados en el medio-largo plazo se convertirían en toda una ganga que nos permitiría salvar de la extinción a más de la mitad de las especies amenzadas del planeta. Al fin y al cabo ¿Qué son 50 billones para una nación que se gasta 2.4 trillones en financiar una guerra?

 

P.D. Enlace de donde he sacado la foto: aquí.

Compartirlo


Anuncios

Responses

  1. Hola Perico: feliz año.
    La verdad es que no estoy tan desconectado, pero como he cambiado de blog, pues el antiguo lo reviso muy poco y entre otras cosas, he descubierto que tengo moderación de comentarios, así que ya no se publican como antes, por eso que no aparecieron los tuyos.
    ¿Y por qué me ha dado hoy por entrar en mi antiguo blog?
    Pues con esto vuelvo a ti: por tu culpa; por el regalo que le has hecho a Lorena, que me ha encantado y me ha llevado desde entonces a visitar la página de blurb y otras similares que he descubierto. Así que… me estás dando un trabajo…

    En cuanto a la entrada de E.O. Wilson, la verdad es que siempre he sentido debilidad por él, he leído prácticamente todas sus publicaciones de divulgación y su libro “El Naturalista” ha sido una inspiración en mi vida. Coincido contigo en que es uno de los científicos más importantes del siglo XX y de los pocos que han aportado más de una cosa a esa cosa llamada “ciencia” (a saber, la teoría de islas, la sociobiología, aunque ya muy superada, y el gran libro de las hormigas, insuperable de momento) y además han aportado palabras que ahora nos suenan como de toda la vida, pero que este tío casi que se inventó como “biodiversidad”.
    Si no te has leído El Naturalista, te lo recomiendo; también La Biodiversidad de la Vida, un resumen increíble de lo poco que sabemos de ella.

    • Si es que soy un canalla 🙂 ¡Mira que darte tanta faena!, je, je… Y tú la que me das con los libros, que son un vicio tío y no doy abasto. No dudes de que tarde o temprano me haré con los que recomiendas.

      Por cierto, a ver si un día me explicas con algo más de detalle eso que comentas sobre que “la sociobiología que ya está muy superada”.

      Respecto a Blurb dos cosas: una buena y una mala. Por funciones creo que hasta me sobran, la verdad es que soy un usuario poco exigente. Esto sería lo bueno. Lo malo es que hecho de menos un software un tanto más rápido. Revisaré la nueva versión a ver qué prometen.

      Me alegro mucho de saber de ti chaval. Seguimos en contacto.

      • No quiero darte una respuesta “oficial” tan solo mi opinión.
        En su día la sociobiología, que Wilson comenzó como experto en hormigas, animales sociales como sabemos, trató de explicar todo desde un punto darwinista un tanto reducionista, con lo que hubo cosas que se sacaron de quicio, dando a entender que ciertos comportamientos humanos eran darwinistas y por tanto naturales y por tanto justificables, cuando todos sabemos que no todos los comportamientos humanos son justificables. A partir de aquí hubo grandes detractores entre los que estaba otro de mis científicos favoritos en esto de la evolución: Stephen Jay Gould (lo siento, pero te recomiendo todos sus libros de su serie de artículos de historia natural, puedes empezar por El Pulgar del Panda, son relatos cortos maravillosos).
        Tras estas primeras disputas, llegó la calma y se vio que la sociobiología era muy útil para explicar ciertos comportamientos (sobre todo los altruistas, que traían de cabeza a los evolucionistas), pero no todos. Con el tiempo y para desligarse del comienzo controvertido que tuvo, la parte de la sociobiología dedicada a los humanos, pasó a llamarse psicología evolutiva, donde se tiene muy claro que hay muchas cosas que no son explicables desde la óptica darwinista y que hay muchos comportamientos que no son adaptacionistas y por tanto no son evolutivos (en los humanos pesa mucho la cultura).
        Hoy en día pocos hablan de sociobiología, aunque en su día fue muy importante, de hecho creo que más de lo que se suele reconocer dada la controversia que te comentaba.
        En La conjura de los machos, Ambrosio García Leal, hace un repaso al comportamiento sexual humano, donde a su paso, habla de mucho de lo que te digo sobre la no justificación desde la base darwinista del comportamiento humano. Este último, es un libro muy recomendable también, pero duro de leer.
        Un saludo.

    • De momento me quedo con “el pulgar del panda”. Los temas evolutivos me vienen todavía grandes, pero estoy en ello. Gracias por darme más faena 😉 y sobre todo por la aclaración y el tiempo que has empleado.

      Saludos cordiales máquina.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: