Posteado por: Perico | 25 diciembre 2010

Historia Triste De Navidad

Golfo de Botnia, Finlandia. Diciembre 2004.

Miraba por esa ventana el infinito manto blanco que se perdía en el horizonte. Miraba por esa ventana preguntándome si aquello que estaba viendo formaría parte del pasado en cuestión de unas décadas. Dos años después y en fechas muy parecidas, no me fue posible ni mirar por esa ventana. En las fechas que estamos ya es fácil hacer demagogia, es fácil hablar por hablar, predicar una cosa y hacer otra, hacer un fajo de buenas intenciones para que en el año entrante queden como eso: en simples intenciones.

Si por algo me destaco con este blog es por ser un cenizo, entre otras cosas, porque para gustos colores, por enseñar lo que no queremos ver, por hacer ver la botella medio vacía cuando otros la ven medio llena, porque queremos ser felices, pero nuestra felicidad humana, de momento, tiene un precio tanto para nosotros como para el resto de formas de vidas con las que compartimos esta roca sideral llamada Tierra. Mientras que una reducida fracción del planeta celebró anoche una fiesta a todo tren, donde en la mayor parte de las ocasiones los planteamientos éticos y naturales habrán tenido escasa o nula consideración y donde sin ningún tipo de complejos buena parte de esa fiesta terminaría literalmente en el cubo de la basura, habrá una considerable fracción del planeta que no mucho, poco o nada tendrá que llevarse a la boca. Y mientras tanto, en la oscuridad de la noche o en la lejanía del infinito, otros serán conscientes de cómo está cambiando su entorno sin conocer la causa, simplemente que hoy es hoy, que es lo único que se tiene, y el mañana simplemente no existe o qué diablos sabe nadie cuál será el rumbo que les marque el destino.

El día 23, dado que no acostumbro a ver eso conocido como TV, recibí una llamada para decirme que en el Mediterráneo había habido un derrame de crudo. Ya no es una cuestión de apuntar a tal o cual empresa, sino que pone de manifiesto, una vez más, lo imbéciles que somos, no sólo ya por las veces que ha pasado sino por la que más que reciente tragedia del golfo de México. Eso pone de manifiesto nuestra más de que triste dependencia del oro negro, nuestra irresponsabilidad, nuestra insensatez, nuestra indiferencia y un indicador más de la estupidez humana.

Os dejo una historia, triste, de un planeta cambiante:

Ya hace un tiempo que me comentaron que se ha convertido en algo habitual la llegada de cadáveres de osos ahogados como consecuencia de su extenuación en la búsqueda de comida y como consecuencia en gran parte de la desaparición progresiva de la banquisas de hielo en las zonas próximas al polo norte. Recientemente me llegó un vídeo a través de un newsletter y cuando lo vi pensé “este es el vídeo que tiene que caer en Navidad“. El vídeo guarda relación con lo que estoy comentando y fue grabado en la bahía de Hudson, Canadá, el cual muestra el punto de inflexión hacia el que se están dirigiendo los osos polares, en su supervivencia y como especie, como consecuencia del imparable, de momento, proceso de calentamiento al que estamos sometiendo al planeta.

El susodicho vídeo fue grabado el 23 de noviembre y muestra una malnutrida osa y sus dos hambrientos oseznos los cuales luchan por sobrevivir y uno de los cuales, como podréis comprobar, estaba sufriendo ya convulsiones. La cuestión es que los oseznos, dos días después de la toma del vídeo, fallecieron. Como para muchos es ya sabido, los osos polares dependen del hielo marino para sobrevivir a diario, lo cual obviamente incluye la caza de tal manera que, tal como la capa de hielo disminuye, se hace más difícil dicha actividad. El problema se incrementa al sufrir Canadá unos veranos más cálidos que provocan que el hielo se vaya antes y vuelva más tarde. El hielo de momento está desapareciendo tres semanas antes que hace treinta años mientras que llega semanas más tardes en comparación también con dicho periodo de tiempo. Las cifras de momento hablan por sí solas hasta que se diga lo contrario: la población de osos polares en la zona occidental de la bahía de Hudson ha caído un 22% entre 1987 y 2004 y, si las cosas no cambian, probablemente sea la primera población de osos en extinguirse como consecuencia del calentamiento global.

En estos momentos, organizaciones como the Center for Biological Diversity, entre otras, están forzando al presidente Obama para que se plantee seriamente si la protección del oso polar se debe reforzar bajo el Decreto de Especies Amenazadas. El quid de la cuestión pasa por declarar al oso como especie en peligro de extinción y no como amenazada, como en su momento ya se encargó la administración del señor, si le puede llamar así, Bush. Declarar al oso polar en peligro de extinción supondría poder hacer frente de manera todavía más enérgica a su principal enemigo: los gases de efecto invernadero. Pero amigo Sancho, con la Iglesia hemos topado.

Feliz navidad, sí, pero no para todos.

P.D. Os dejo un enlace a la fuente original de la noticia (English).

 
 
 
Compartirlo


Anuncios

Responses

  1. No pienso ver el video porque creo que eso no es para mí, ese video es para aquellos que no están concienciados y prefieren no mirar la realidad. Te quiero.

    • OK, me parece bien.

      tvo

      • No he podido terminar de ver el video, demasiado fuerte, me ha dado mucha penica.
        Estoy de acuerdo contigo, Feliz navidad pero para todos.
        Espero verte pronto.
        Un beso.

  2. Hola Carmen, has sido una valiente. Y sí, nos veremos pronto. Algo así como el 4 ¿No? 😉

    Un beso maja. Te deseo lo mejor para el 2011.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: