Posteado por: Perico | 1 septiembre 2010

Pensamientos Desde el Páramo

 

Foto 1. Mónumento a Félix en el páramo de Masa.

Nuestras vacaciones de este año ponían su punto final en Poza de la Sal, Burgos, con el fin de visitar el pueblo de quien fue, y ha sido, un personaje que ha marcado nuestras vidas: Félix Rodríguez de la Fuente.

Procedíamos de Palencia, un lugar de esos pocos de esta tierra conocida como España que ha conseguido sorprendernos para bien en cuanto a la oferta histórica y medioambiental que tiene. El acceso a Poza de la Sal lo hacíamos por una de esas antiguas carreteras de montaña, que tantos recuerdos y sensaciones me trajo, y donde una cantidad considerable de pequeños pajarillos y mariposas se iban cruzando al paso en nuestro camino (amén del avistamiento de alguna que otra rapaz).

Encontrándonos de lleno en el páramo de Masa, entre una granja de más de 100 molinos eólicos y justo donde empezaba a descender la carretera desde la altiplanicie hasta la pequeña población, nos percatamos de algo así como un monolito-monumento en honor a Félix. Obviamente no dudamos en parar y acercarnos a contemplarlo de cerca, aprovechando también para asomarnos a un mirador cercano.

 

Foto 2. En el mirador del páramo.

Nada más detener el vehículo, ya me percaté de la presencia, en medio de la nada, de bastantes restos de miserias humanas: pañuelos, botellas de cristal, así como objetos varios de plástico. Haciendo una inspiración profunda para no comenzar a proferir maldiciones e insultos varios hacia los individuos de mi especie, procedí junto con mi mujer a leer las inscripciones a lo largo y ancho del citado monumento que culminaba en la parte más alta con la figura de un buitre. Allí se podía ver a toda una retahíla de individuos, organizaciones empresariales e instituciones que habían colaborado en la financiación del citado monumento: si no recuerdo mal había desde el presidente de la diputación, concejalía de medio ambiente y no sé cuántos personajes más, hasta empresas como leche Pascual y organizaciones como centrales nucleares del norte y amigos de Félix Rodríguez de la Fuente….

Después de ver el estado de total y vergonzoso abandono del monumento, como le comenté más tarde a una paisana que no supo qué contestarme, comencé a preguntarme dónde estaban los esfuerzos por mantener el entorno, dentro de un orden, de todos esos individuos y organizaciones que figuraban en el susodicho monumento. Sinceramente, toda aquella palabrería inscrita me sonaba a hipocresía pura y dura. Entre las ranuras de los ladrillos que rodeaban el monolito, se podía observar cómo literalmente había crecido, de manera totalmente anárquica, la maleza, a lo que había que añadir todas las miseras humanas que os comentaba más arriba y que podéis ver en las fotos.

 

Foto 3. Miserias humanas en los alrededores del monumento.

Foto 4. Miserias humanas en los alrededores del monumento.

Pensaba yo que, de haber vivido más cerca, en más de una ocasión me habría acercado a poner un poco de orden en el lugar, lo cual no me habría llevado más de una tarde (en vista de que otros que tienen la obligación no lo hacen). Pensaba yo de nuevo, que dónde diablos estarían todos esos que añoraban tanto la ausencia del “maestro” pero cuya referencia a la entrada de la población presentaba un aspecto vergonzoso y no por una cuestión olvidadiza de unas semanas o meses. En otras palabras y como ya he dicho antes, aquello había pasado a convertirse en símbolo de la hipocresía y la desidia.

 

Foto 5. Miserias humanas en los alrededores del monumento.

Foto 6. Miserias humanas en los alrededores del monumento.

Como decía, a pesar de haber disfrutado de unas vacaciones en unos lugares con un montón de cosas que ver y descubrir, te preguntas muchas veces porqué no se invierte dinero en conservarlas mientras se gasta, como he podido comprobar en televisión y por poner un ejemplo, en monumentos superfluos que pretenden defender la actividad criminal del toreo como bien de interés cultural.

Como me dijo un paisano: “Los pocos que hay por la labor se han quemado. Así que, ni hay ganas, ni hay gente, ni hay espíritu”.

Saludos de uno que retorna a la rutina.

Compartirlo


 

Anuncios

Responses

  1. Mientras la figura del maestro proporcionó fotos y minutos en los noticiarios, todo el mundo se subió al carro de los homenajes. Ahora ya no “vende” por lo tanto poco importa el estado de su monolito. “Pura vida”, o miseria moral, mejor.
    Un saludo, amigo.

    • Hola Fermín, creo que ha habido una palabra tuya que define todo lo que comento y más cosas. Esa palabra es “miseria”, pero miseria en cualquier sentido.

      Un saludo, majo, y gracias por tu comentario.

  2. ¡Te me has adelantado!, hemos de ponernos de acuerdo en esto de los post chuli!.

    • No me he adelantado, simplemente que voy como las mariposas: de flor en flor 😉 Simplemente estaba utilizando el post para criticar el lamentable estado, muchas veces, en el que se encuentra nuestro patrimonio. Lamentablemente el dinero muchas veces no va donde tiene que ir y, como dice el refranero, y un refrán que tú sabes que te gusta bastante, “Dios le da de comer a quien no tiene dientes”.

      Besos bombón.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: