Posteado por: Perico | 22 mayo 2010

Quién Es Quién En Este Juego

Foto 1 - Canis Lupus (Lobo)

Dicen que conforme pasan los años las manías se acentúan. Puede que este sea mi caso o puede que no porque, tal como pasa el tiempo, hay determinadas palabras o expresiones que hacen que dentro de mí algo hierva. Y ese es el caso de la palabra plaga, pero la palabra plaga utilizada dentro de determinados contextos y tonos de voz. Me explico a continuación.

Los humanos, en nuestra arrogancia, tras la cual probablemente se encuentre una mezcla de estrechez de miras, ignorancia y soberbia, hemos aumentado nuestra población como especie hasta un tamaño y capacidad de destrucción como probablemente no haya conocido el planeta en toda su historia. Los humanos, por una mera cuestión de aumento de población y consumo simultáneo y desaforado de recursos, hemos literalmente invadido la práctica totalidad de los ecosistemas del planeta poniendo contra las cuerdas la supervivencia de los grandes mamíferos y sobre todo de los canívoros (aunque podría también hablar del aire invadido por las escopetas, entre otros, y los océanos por la pesca no selectiva y de arrastre, también entre otros). Y es concretamente a los grandes carnívoros a los que quiero dedicar este post y centrarme sobre lo que parece ser uno de los principales problemas que ponen en peligro su supervivencia: el consumo de carne de los países ricos.

Aparte de los campos de concentración donde tenemos hacinados a millones de vacas, cerdos, terneros, corderos, pollos, etc., tenemos otros tantos millones que no están hacinados pero que para que tengan una vida relativamente digna, se les tiene que reservar una cantidad de terreno abierto bastante considerable, lo cual queda en entredicho cada vez que se arrasa una amplia zona de bosque por aquí y por allá.

Está demostrado que ante grandes acciones de deforestación, los primeros afectados son los grandes depredadores que, al fin y al cabo son los principales responsables de mantener un correcto funcionamiento del ecosistema en general. Ante esta situación de depredación forestal, los depredadores se ven relegados a una menor extensión de terreno lo que les supone un decremento considerable de comida disponible y un estrés añadido dado que, cada individuo, en general ve disminuida su superficie vital.

Acogiéndonos a la función de regulación que los depredadores llevan a cabo sobre los ecosistemas, una vez se ven desastibilizados, dicha desestabilización se transmite en cascada. Un sencillo ejemplo y del cual ya he hablado, es de cómo la depredación humana de atunes y tortugas, está permitiendo cada vez más, que las poblaciones de medusas campen a sus anchas. Luego en los pueblos costeros nos vendrán en verano con la milonga de la invasión de las medusas, pero por diferentes motivos, casi nadie apuntará al motivo principal del problema (algo a lo que me tienen ya acostumbrado).

Foto 2

Pero esta vez me quiero salir del agua, volverme a tierra e irme un poco hacia dentro. Para el ejemplo que voy a utilizar, lamentablemente demasiado adentro. Y digo demasiado adentro porque quiero hablar de ese demonizado animal, cuanto menos un tabú en la España profunda: el lobo. El lobo, en un número adecuado y no tan mermado como el de ahora, jugaría un papel importante en el mantenimiento de las poblaciones de jabalíes ya que depreda parte de la prole, con lo que digamos que que cuando el lobo desaparece, al menos por estas lares, el jabalí, a salvo de ellos y de ciertas rapaces que también nos hemos cargado nosotros los humanos, queda sin depredación natural y comienza su expansión sin límites en busca de alimento, invadiendo zonas de cultivo, arruinando los inicios de futuras zonas boscosas, etc. Es entonces cuando el jabalí se convierte en plaga y los escopeteros frotan sus manos para hacer el agosto. Obviamente el lobo aquí ha dejado de cumplir su papel sobre el control de plagas, el cual, tras ver reducido su territorio y escopeteros varios reduciendo las piezas de caza mayor, no ve otra salida para acabar con su hambre que la de hacer incursiones de manera puntual en el ganado. Si nos paramos a pensar, se trata de algo razonable que haría cualquiera de nosotros cuando nuestro estómago o el de nuestra prole aprieta. Y es en ese momento de incursión, cuando el lobo, ese maldito animal, se convierte en otra plaga, pues el todopoderoso y arrogante humano no es capaz de tener cierta empatía e intentar entender porqué el lobo actúa como actúa.

Ahora hagamos de abogados del lobo por un momento. El lobo, como parece ser a lo que ya apuntan ciertas observaciones, reduce notablemente su ataque al ganado ante la abundancia de piezas salvajes. Por otro lado no olvidemos que la naturaleza se rige por la ley del mínimo esfuerzo y máximo beneficio. El hecho de habernos civilizado y ahora vivir confortablemente en nuestra casitas de la ciudad y llevando a la práctica lo que se conoce como vida consumista, nos ha hecho olvidar de lejos un estilo de vida al que nuestros antepasados estaban acostumbrados hasta poco después de la última glaciación. La vida en estado salvaje no es para nada una broma, no permite errores, pues te pueden costar la vida. En estado salvaje las lesiones y enfermedades no conocen de médicos, pastillas, quirófanos y derivados. Cuando uno mueve un pie tiene que pensar dónde pone el siguiente. Así de sencillo y duro.

Obviamente a esta ley no escapa el lobo, pues en la cacería de una pieza de tamaño considerable sabe que puede salir mal parado. Como decía antes, al lobo una simple fractura de una pata, una herida en zona vital o que degenera en infección le cuesta la vida. Eso sin tener en cuenta los desplazamientos con el consecuente consumo de energía, los cuales, no le garantizan que la pieza vaya a aparecer. En estado salvaje la incertidumbre forma parte del día a día, las cosas vienen como vienen y se van como se van. Por ello, ni al lobo ni a ningún depredador nadie le garantiza el pan, el lobo no conoce de ayuda del paro ni de ayudas sociales. Resumiendo, que ante una situación de hambre y valorando los riesgos, en ciertas ocasiones el lobo encuentra la vía fácil, es decir, atacar al ganado. Yo en su lugar haría lo mismo.

Aparte de cuestiones filosóficas o éticas, creo que ya ha llegado el momento de que al menos los ricos, los que más recursos consumimos, nos vayamos planteando el reducir considerablemente el consumo de carne e incluso comenzar a practicar una dieta mayoritariamente vegetariana. De hecho ya hay alguna línea de pensamiento que plantea que para salvar la situación actual, nuestra dieta tendría que orientarse hacia el vegetarianismo cuando no hacia el veganismo.

Somos la única especie sin ningún tipo de límite, sin ningún tipo de restricción, pero tanto en el número de individuos como en el consumo de recursos. Quizás antes de hablar de plagas, tendríamos que sincerarnos con nosotros mismos como especie y replantearnos que quizás, la plaga no son los otros sino nosotros mismos. Qué pena no disponer de un observador externo que ponga a cada uno en su sitio.

P.D. Origen Foto 1 aquí y Foto 2 aquí.

Anuncios

Responses

  1. ¡Bravo!, no has podido describir mejor las cosas, por eso tvo, 1000.

    • Gracias por tu opinión bombón 🙂

  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo: la mayor plaga somos nosotros.
    Al menos en la sierra de Madrid, hace ya unos cuantos años, se quiso “repoblar” con 5 lobos. Te imaginas, no??? desaparecidos y uno muerto sin el collar de seguimiento.
    Peeeeroooo: el lobo portugués campa, dicen, por Iberia (jajajaja). Eso me dijo alguien de “buena tinta”. Yo te lo cuento sin asegurarte que sea verdad pues yo no lo he visto.

    Como siempre, me voy encantada con tu entrada (los lobos me fascinan)

    Abrazo.

    • Hola maja, parece ser que el lobo ya campa por algunos sitios que mejor no dar mucha difusión a fin de que algún canalla, indecente y botarate vuelva a llevar a cabo las acciones que comentas.

      Seguimos viviendo en un país donde ciertos asuntos se siguen arreglando a base de escopetazos. Así van las cosas.

      Me alegro de que te haya gustado la entrada.

      Un abrazo.

  3. Hola Perico!
    En el norte de Suecia hay un montón de problemas con los lobos. Hay una ley de protección a este animal que dice que es ilegal matarlos y ha habido casos de ganaderos que han disparado lobos y han tenido que ir a la cárcel. Es un crimen muy castigado. Hace unos meses salió en las noticias que habían repoblado una zona (donde había granjas de ganado) con lobos y un grupo organizado (formado mayoritariamente por ganaderos) había hecho un comunicado (con las caras tapadas) diciendo que o se los llevaban o los iban a matar uno a uno. Muy fuerte.
    Hay una película sueca sobre este tema que igual te interesa: http://www.imdb.com/title/tt0937378/
    Un abrazo

    • Hola Alicia, no conocía de esa información y de ese problema. Por lo menos allí los gobernantes lo tienen claro, cosa que aquí por desgracia parece no estarlo tanto. Por vuestro clima entiendo que el llevar a buen puerto la agricultura es un tanto difícil cuando no imposible.

      Espero que en un futuro las energías renovables puedan ser empleadas para mantener los invernaderos en ese clima tan fresco, permitiendo a vuestra población que incremente el consumo vegetal y de alguna manera se promocione el descenso del consumo de carne. Esos escopeteros entenderán el asunto cuando vean su cartera de clientes menguar y quizás, en ese momento, abran vías de negocio alternativas plantando zanahorias, coliflores, etc, etc.

      Muchas gracias por el enlace, lo tengo en cuenta.

      Un abrazo.

    • Pues mi gozo en un pozo con la peli. En un principio sólo parece estar disponible en dos idiomas nórdicos :S La he buscado en Amazon UK y derivados y no la he encontrado a la venta.

      Si sabes de algún lugar donde pueda localizarla no dudes en postearlo aquí.

      Un abrazo desde el sur.

  4. Hola Perico, miraré a ver si está en otros idiomas, si encuentro algo ya te digo. Un abrazo!

    • OK, pues quedaré gustosamente a la espera. Ya me va contando Lorena de tu activismo 😉 El sábado estuve en Valencia en una manifa pro-derechos animales. No fue mal 🙂

  5. hola perico…me ha gustado mucho tu entrada….solo queria comentar ke en nuestro pais….sigue existiendo mucha gente que la caza,la ve como un hobbie…asi de triste….!!!matar por puro placer…..!!!!seguimos haciendo espectaculo de los toros….y se sigue cazando por diversion…!!!hay mucho patetico que no sabe como alimentar su ego….!!!

    • Tenemos dos problemas:

      1.- Como bien tú dices: matar por puro placer.

      2.- El consumo de carne es un punto de presión más sobre los ecosistemas del planeta. Ya hace tiempo que algunos científicos consideran necesario reducir al máximo el consumo de carne cuando no convertirse en vegetariano o veganos. Te dejo un enlace a una noticia un tanto desfasada.

      Por algún sitio tengo extraviada, y bastante más actualizada, información adicional respecto al punto dos. Si la encuentro te la paso.

      Gracias por tu comentario.

      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: